Mesas 1 y 2 del homenaje ‘Hondos y vitales encuentros con Carlos Iván Degregori’

Autores: Diego Palacios y Alejandra Hidalgo 


“Utopías. Debate inconcluso entre Alberto Flores Galindo y Carlos Iván Degregori”

El día lunes se llevó a cabo esta mesa central en el marco de los eventos en homenaje a Carlos Iván Degregori tras un año de su fallecimiento. Participaron como ponentes Pablo Sandoval (antropólogo e investigador del IEP), Erik Pozo (antropólogo y profesor de la PUCP), y Cecilia Méndez (historiadora de la Universidad de California), y como moderadora Carolina Garay (Grupo Memoria del IEP). Así pues, la mesa giró e intentó de responder a la pregunta ¿por qué vale la pena discutir en la actualidad los planteamientos tanto de Alberto Flores Galindo como de Carlos Iván Degregori sobre lo andino, sobretodo en estos tiempos de ausencia de debate de las relaciones entre la política y la academia?

De este modo, se inició la mesa con la intervención de Pablo Sandoval que planteó que el debate entre Flores Galindo y Degregori sobre la utopía andina y sobre el mito del inkarri/mito del progreso, respectivamente, es un debate cerrado en la actualidad. ¿En qué se basa para plantear esto? Sandoval explica que ambas lecturas del mundo andino traen consigo remanentes de debates anteriores que actualmente han sido derrotados. En efecto, según el antropólogo del IEP ni Tito ni Carlos Iván escapan de la dicotomía tradición-modernidad. Además, el debate fue trunco, pues en ambos había una interpretación histórica del país entrecruzada por las ideologías de izquierda que ambos profesaban y creaban tensiones. Por último, Sandoval menciona que el límite de sus propuestas de análisis tiene como hito el Informe Final de la CVR.

La segunda ponencia estuvo a cargo de Erik Pozo en la que habló sobre el horizonte utópico en Flores Galindo y Degregori. Para esto dividió su ponencia en tres momentos: su acercamiento personal a los autores, las diferencias que él encuentra entre estos, y por qué sus muertes son muertes simbólicas. En cuanto a lo primero, Pozo cuenta que ingresa a la antropología gracias a le lectura de la obra de Degregori, y que ya estando en la facultad se acercó y leyó sistemáticamente la obra de Tito Flores Galindo. Por otra parte, en cuanto a sus diferencias, Pozo plantea que mientras Tito está pensando el horizonte de la revolución a partir de lo andino, Degregori comprende que la realidad social en el Perú entra en convulsión solo a partir del siglo XVIII. Además, Carlos Iván criticaba que Tito hiciera historia que sirviera al presente. Por último, sobre las muertes simbólicas, para Pozo la muerte de Tito significó la muerte de un horizonte utópico, de una manera de pensar la revolución. En cambio, la muerte de Degregori significó la muerte de la despolitización, pues en los últimos años de su vida, como Carlos Iván mismo planteaba, la sociedad peruana estaba inmersa en los años de la anti política.

Por otra parte, Cecilia Méndez comenzó explicando que, a pesar de que en textos suyos como ‘Incas sí, Indios no’ critica la noción de utopía andina de Tito, comparte con él su visión de conjunto del país para pensar un futuro, pero que esta reflexión se ha perdido hoy en día en el debate académico y político. Pero, ¿por qué ha sucedido esto? Según Méndez, la hegemonía neoliberal y el terrorismo de Sendero Luminoso han apagado estas visiones de conjunto en el Perú; es más, debido a estos factores se ha asesinado al pasado, a la historia, y sin esto no se puede tener una visión de conjunto. En efecto, en el discurso neoliberal no hay historia (la única referencia histórica sobre el Perú es la que se construye como mercancía para el turismo, pero no para pensar el Perú), ni tampoco en el de Sendero, por lo que en el discurso nacional tampoco. Así pues, la capacidad de crítica que antes articulaba la izquierda, tanto alrededor de Tito y de Degregori (entre otros) en la época de Izquierda Unida se ha desarticulado hoy en día por los factores mencionados, y lo que queda de la izquierda solo es su necesidad de sobrevivencia a través de la defensa de los derechos humanos, y en esta etapa de la izquierda tampoco hay historia, según Méndez.

Por último, en las reflexiones finales de los ponentes a partir de las preguntas de los asistentes, Sandoval menciona que el concepto de lo andino como reflexión nacional está agotado a partir de la CVR. Por su lado, Pozo explica de que a pesar de que a nivel internacional el sistema capitalista está en crisis, a nivel nacional se sigue pensando que la única manera de desarrollo es a través del modelo neoliberal, por lo que la despolitización y la muerte de la utopía sigue presente en la sociedad peruana. Para él, abrir un horizonte utópico significa ver más allá de lo nacional y pensar la politización del sujeto. En cuanto a Méndez, ella explica que para lograr una visión de conjunto del país es necesaria una visión histórica del mismo. Además, al contrario de Sandoval, ella no tiene problemas con utilizar el concepto de lo andino pues ayuda a pensar lo nacional, ya que lo andino siempre estuvo articulado con la nación. Por último, Méndez explica que actualmente la crítica al capitalismo en el mundo lo está haciendo la derecha, y no la izquierda y que si queremos pensar en utopías es necesario imaginar qué tipo de ciudadanía queremos.

CVR + 100. Políticas públicas Nunca Más (Alguna vez)
La idea de esta segunda mesa, como lo indicó María Eugenia Ulfe, coordinadora de la especialidad de Antropología PUCP, fue reflexionar acerca de los mecanismos que el Estado debería utilizar acerca de las reparaciones y pensar sobre el momento en que estamos como país, ya que se aproximan 10 años de la presentación del Informe Final de la CVR.

En primer lugar, habló Félix Reátegui, sociólogo de la PUCP, quien actualmente trabaja en el IDEHPUCP y asimismo formó parte de la comisión encargada del informe y liderada por Carlos Iván Degregori. Reátegui indicó la ausencia de políticas de memoria por parte del Estado Peruano en las dimensiones del trasfondo político cultural y en los distintos ámbitos de política pública.

Javier Torres, quien trabaja en los Servicios Educativos Rurales (SER) señaló que hubo una falta de actores políticos que hayan asumido la agenda. Reconoce que las modificaciones con respecto a las políticas públicas deberían ser más estructurales e indica que con el balance se hace notar el escaso avance.

Luego, vía Skype, Eduardo Gonzales-Cueva que trabaja en el International Center for Transitional Justice, llamó la atención sobre las críticas de Reátegui y Torres, considerándolas como posturas típicas, en donde el estado peruano es pesimista y no quiere enfrentar tareas difíciles. La comisión asume que el estado es deficitario y se requiere de un balance. Rescató que la CVR sirvió para empoderar, dar bases subjetivas a movimientos de víctimas que son débiles y difíciles de articular.

Finalmente, Rocío Silva Santisteban, Coordinadora Nacional de Derechos Humanos resaltó el hecho de que se ha confundido reparaciones con políticas públicas enfocadas a las víctimas. Sobre esto, menciono la falta de reparaciones en educación, salud, mental sobretodo. Por último, se resaltó que se está perdiendo la batalla por la memoria. La memoria es un espacio en disputa, en donde pueden haber batallas, ya que distintos actores políticos intentan colar su memoria en un espacio favorable.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s